Para notariar documentos privados:

Los documentos se llevan ante notario para:

Para acreditar el hecho de que una firma ha sido puesta en presencia del notario, o el juicio de éste sobre su pertenencia a persona determinada.

También para dar fecha fehaciente a un documento (art 1227 del Código Civil).

El notario no asumirá responsabilidad por el contenido del documento cuyas firmas legitime (art 256.2 Reglamento Notarial).

Ello quiere decir que el Notario no controla la legalidad de dicho contenido.

Lo que quiere decir el artículo que citado, es que un documento privado con firma legitimada notarialmente, sigue siendo documento privado:

Al no ser elaborado por el Notario, este no tiene responsabilidad alguna por su contenido, y especialmente por dicha elaboración, sin que pueda el Notario subsanar el documento

Tampoco tiene el Notario, el deber de asesorar a las partes;

Tampoco tiene el Notario que rellenar el documento.

Firma del notario:
“La firma” del Notario, que más que firma es “autorización”; a los efectos de lo que el usuario de nuestros servicios ve se compone de: 1) Firma, 2) Signo, 3) Rúbrica; y, 4) Sello.

La firma es lo que usualmente todo el mundo utiliza.

La rúbrica, suele estar integrada en la propia firma; se utiliza, además de para firmar, para dejar una señal en todas las hojas del documento, de la copia, que no van firmadas.

Rúbrica

El “signo”, es el elemento distintivo, acompaña a la firma. Procede del “ius sigilli” medieval, antiguamente lo concedía el Rey, ahora cada notario al ingresar en la carrera elige el suyo.

El “sello”, corresponde a la Notaría, pero acompaña siempre a la firma del notario.

Además, tenemos “media firma” (no es ninguna oferta), se utiliza para firmar determinadas notas internas.

¿Os habéis fijado que en vuestras escrituras, en las que tenéis en casa, nunca aparece vuestra firma?

Lo que hago yo:
Yo no me caliento tanto la cabeza, ni dejo que otro autorice documentos por mí. Yo todo lo que hago son acuerdos privados, y como soberano que soy no dejo que nadie me autorice a nada, yo ejerzo de notario y no delego esa responsabilidad a ningún tercero, pongo mi huella dactilar, la del pulgar derecho en rojo, un autógrafo y dos testigos dando fe del hecho que acaba de ocurrir. Ya está no hay más, lo demás que os quieran vender es humo, si debéis hacer público algún documento, hacéos una web y colgad los documentos ahí.

Bibliografía:

You may also like...

2 Responses

  1. Pablo Guerrero Gonzalez dice:

    Kaixo Ra. Antes que nada, muchas gracias por todo tu trabajo y lo que haces para nosotros. Eres luz en este mundo oscuro. QUiero preguntarte si yo puedo notariar un documento privado usando mi soberanía, mi sello mi firma y demás con identificación de diplomático REML y que los 2 testigos sean por ejemplo personas con DNI españolas que sean cercanas?

    Lo pregunto porque esto pensando elaborar un contrato de traspaso de derechos de usufructo de todo lo que tiene la ficción legal actual mía al soberano de la REML.

    Un abrazo!

    Un saludo.

    • mamonra dice:

      2 testigos son un notario público en ley común, por la boca de dos o más testigos cualquier controversia será resuelta.

      Pero tú no puedes actuar como notario para tus propios documentos, ningún notario puede hacer eso, debe ser un notario tercero imparcial o 2 testigos imparciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *